You are here

Tomates Mini-Kumato® rellenos de guacamole y gambas

Entrantes y ensaladas

Ingredientes para 12 unidades

  • 12 tomates Mini-Kumato®
  • 1/2 tomate Kumato®
  • 1/2 cebolleta
  • 1/2 aguacate
  • 1/2 lima
  • 12-14 hojas de cilantro fresco
  • 12 gambas cocidas
  • Sal común y sal de aceitunas negras (opcional)

Elaboración de la receta

Lavamos bien los tomates Mini Kumato® y los escurrimos. Cortamos la parte inferior (la opuesta al lado del pedúnculo) y los vaciamos con ayuda de un sacabolas, un cuchillo o el asa de una cucharilla. Tendremos mucho cuidado de no romper los tomates Mini Kumato®. Los colocamos boca abajo sobre papel absorbente para que escurran los jugos internos.

Mientras esto ocurre, pelamos las gambas, dejando la cola y exprimimos el zumo de media lima. Reservamos ambos. A continuación, preparamos el guacamole. Para ello, picamos la cebolleta en brunoise fina. Pelamos el tomate, lo cortamos por la mitad, retiramos las semillas y picamos la carne de una de las mitades en dados pequeños.

Lavamos el cilantro y separamos las hojas de los tallos. Estos últimos los desechamos y nos quedamos solo con las hojas. Las picamos finamente con un cuchillo afilado, deslizando el filo sobre el cilantro para que el corte sea limpio y no machaquemos el producto.

Por último, cortamos el aguacate por la mitad y retiramos el hueso. Sacamos la carne de una de las mitades con ayuda de una cuchara, la colocamos en un cuenco y la machacamos con un tenedor. Agregamos la cebolleta, el tomate, el cilantro y el zumo de lima y sazonamos. Removemos y metemos en una manga pastelera.

Tomamos cada uno de los tomates Mini Kumato® ya escurridos y los rellenamos con el guacamole. La manga pastelera nos ayudará con la tarea, pero no es indispensable. Si no contamos con ella, podemos usar el asa de una cucharilla. Coronamos cada tomate con una gamba y espolvoreamos con sal de aceitunas negras (opcional) antes de servir.

Márcate una presentación original

Estos tomates Mini Kumato® rellenos de guacamole con gambas son perfectos para el aperitivo o como componente de un bufé de picoteo, deliciosos si los acompañamos con una cerveza bien fresca.